Buscar

Terapia Sistémica Familiar, Individual y de Pareja

Terapia para el Cambio

Categoría

Blog

Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad y comparación entre tres Diferentes Tratamientos

¿Qué es el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad?

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es un trastorno del neurodesarrollo que afecta entre el 3% y el 5% de los niños en edad escolar. En particular, la quinta edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM 5) clasifica el TDAH como un trastorno evolutivo de carácter crónico que implica un patrón de déficit de atención, hiperactividad e/o impulsividad. Estos síntomas no solo afectan significativamente al rendimiento escolar y a las relaciones interpersonales y sociales, sino también predisponen a estos niños a conductas disruptivas y baja autoestima.

tdah

Las investigaciones señalan que los problemas de atención, hiperactividad e impulsividad y sus posibles secuelas en los niños con TDAH tienden a empeorar progresivamente sin algún tratamiento. Por eso, se plantea la necesidad de intervenir lo antes posible recurriendo a tratamientos cuya eficacia ha sido científicamente demostrada.

Tratamientos farmacológicos y no farmacológicos

Hoy en día, existen diferentes tratamientos disponibles tanto a nivel farmacológico (metilfenidato, modafinil, atomoxetina) como a nivel no farmacológico (neurofeedback, terapia conductual, etc).

En este artículo se hará hincapié sobre la medicación, la terapia conductual y el neurofeedback.

Medicación

El tratamiento farmacológico es una de las posibles opciones que generalmente se recomiendan a los niños con TDAH en edad escolar o en adolescentes con TDAH severo. El Metilfenidato, el Modafinil y el Atomoxetina son unos posibles ejemplos de estos tipos de fármacos.

5223834995_d4a1650944_o

Estos fármacos suelen actuar sobre los sistemas dopaminérgicos y noradrenérgicos del cerebro mejorando los síntomas atencionales y conductuales. Sin embargo, debido a los marcados efectos secundarios (migraña, discusión del apetito, insomnio, afectación del crecimiento, etc.), se recomienda antes de recurrir a la medicación, sobre todo en niño en edad no escolar, a las intervenciones de tipo no farmacológico.

Terapia conductual

Entre las intervenciones psicológicas existentes para tratar el TDAH, se destaca en las investigaciones la eficacia de la terapia de tipo conductual. Este tipo de terapia suele prever:

  • sesiones psicoeducativas sobre el trastorno;
  • entrenamiento para padres y profesores;
  • sesiones individualizadas y focalizadas en los síntomas del niño con TDAH.

El principio de base de estos tipos de intervenciones es la identificación de los antecedentes y las consecuencias que desencadenan los comportamientos problemáticos con el objetivo de interrumpir el “circulo vicioso” que los alimenta.

t

Las investigaciones han demostrado que los tratamientos psicológicos que incluyen las intervenciones de tipo conductual resultan eficaces no solo para disminuir las conductas problemáticas en los niños con TDAH, sino también para permitir a los padres y a los profesores de adquirir una mejor comprensión y competencia en la gestión de las conductas problemáticas generadas por el trastorno.

Asimismo, la Academia Americana de Pediatría recomienda que las intervenciones de tipo conductual deberían intentarse antes de administrar medicación en niños preescolares con TDAH.

Neurofeedback

En los últimos años, el neurofeedback ha recibido una atención creciente como intervención no-invasiva para los niños con TDAH.

Neurofeedback

En particular, el neurofeedback es un tratamiento de neuromodulación que se fundamenta en los principios del condicionamiento operante. A través de este principio se entran los sujetos mediante recompensas positivas (por ejemplo, la continuidad en el visionado de un vídeo) a normalizar algunas especificas anomalías de la actividad eléctrica cerebral y por lo tanto a mejorar la sintomatología relacionada (rendimiento cognitivo, atención).

Su uso como tratamiento para tratar los niños con TDAH se debe a los hallazgos de las investigaciones realizadas por medio de la electroencefalografía cuantificada (Qeeg).

o - copia

Estos hallazgos han evidenciado un exceso de actividad theta y una disminución de actividad beta a nivel de la corteza frontal y parecen estar asociado con la gravedad de los síntomas del TDAH (déficit de atención, funciones ejecutivas, problemas conductuales).

Finalmente, los estudios actualmente existentes demuestran que el neurofeedback es una opción terapéutica eficaz en la reducción de los síntomas del TDAH y puede representar una alternativa tanto complementar o alternativa al tratamiento farmacológico.

Si quiere obtener más informaciones sobre los tratamientos disponibles para el TDAH en nuestra clínica ¡Contactanos!, estaremos a su disposición para cualquier duda.

Referencias

  • American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (DSM-5®). American Psychiatric Pub.
  • Moreno-García, I., Delgado-Pardoa, G., de Reya, C. C.-V., Meneres-Sanchoa, S., & Servera-Barceló, M. (2015). Neurofeedback, pharmacological treatment and behavioral therapy in hyperactivity: Multilevel analysis of treatment effects on electroencephalography. International Journal of Clinical and Health Psychology, 15(3), 217-225. https://doi.org/10.1016/j.ijchp.2015.04.003
  • Daley, D., Van Der Oord, S., Ferrin, M., Cortese, S., Danckaerts, M., Doepfner, M., … Sonuga-Barke, E. J. (2018). Practitioner Review: Current best practice in the use of parent training and other behavioural interventions in the treatment of children and adolescents with attention deficit hyperactivity disorder. Journal of Child Psychology and Psychiatry, 59(9), 932-947.
  • Daly, B. P., Creed, T., Xanthopoulos, M., & Brown, R. T. (2007). Psychosocial Treatments for Children with Attention Deficit/Hyperactivity Disorder. Neuropsychology Review, 17(1), 73-89.
  • Wolraich, M., Brown, L., Brown, R. T., DuPaul, G., Earls, M., Feldman, H. M., … & Pierce, K. (2011). ADHD: clinical practice guideline for the diagnosis, evaluation, and treatment of attention-deficit/hyperactivity disorder in children and adolescents. Pediatrics, 128(5), 1007-1022.
  • Meisel, V., Servera, M., Garcia-Banda, G., Cardo, E., & Moreno, I. (2013). Neurofeedback and standard pharmacological intervention in ADHD: A randomized controlled trial with six-month follow-up. Biological Psychology, 94(1), 12-21.

Autor

 

 

 

Sergio Guarino

Neuropsicólogo Clínico, Terapeuta Neurofeedback y responsable divulgación científica en NEPSA Rehabilitación Neurológica y Antheo Terapia Sistémico Familiar. Graduado en Psicología en la Universidad de Parma (Italia). Máster en Ciencias de la Mente en la Universidad de Turín (Italia) y en Neuropsicología en la Universidad de Salamanca (España).

 

Anuncios

¿Es posible solucionar las Migrañas con el Neurofeedback?

padece Usted de Migrañas?

¿Ha probado varios tratamientos para las Migrañas y no le han funcionado?

¿Está buscando un tratamiento que no prevé la toma de medicamentos o al menos su posible reducción?

¡Quizás Usted todavía no conoce los tratamientos basados en el Neurofeedback!

Migraña

La migraña es un tipo de dolor de cabeza que puede ocurrir con síntomas como náusea, vómito o sensibilidad a la luz y al sonido. Por lo tanto, una condición psicofísica altamente discapacitante en grado de afectar la calidad de vida y productividad de una considerable cantidad de personas.

Factores de riesgo

Diferentes factores de riesgo, hábitos y estilos de vida contribuyen en el trasformar los episodios esporádicos de migraña en una condición médica crónica. Algunos de estos factores representan condiciones de riesgo inmodificables, tal como:

  • Genero (el ciclo menstrual en las mujeres);
  • Edad;
  • Traumatismo craneoencefálico;
  • Predisposición genética;

En cambio, los factores de riesgo modificables incluyen:

  • Eventos de vida estresantes;
  • Problemas de sueño;
  • Obesidad;
  • Abuso de medicamentos;
  • Abuso de café;
  • Presentar además de la migraña otros trastornos (ansiedad, depresión, artritis, etc.)

Los factores de riesgo, sobre todo los de tipo modificables, que contribuyen a la cronificación de la migraña deben ser rápidamente reconocidos y tratados.

Tratamientos farmacológicos y no-farmacológicos

Las intervenciones farmacológicas y no-farmacológicas pueden mejorar la calidad de vida de los pacientes con migraña y romper el círculo vicioso que lleva a incrementar su recurrencia.

En los últimos años, la comprensión de los mecanismos neuronales subyacentes a la migraña ha aumentado de forma exponencial. Sin embargo, este aumento de conocimiento no se ha traducido en la práctica clínica en el desarrollo de nuevas terapias farmacológicas. Además, los fármacos actualmente disponibles para la migraña presentan una eficacia poco satisfactoria y no están exentos de efectos secundarios adversos.

En relación a ello, en los últimos años la comunidad científica se ha dirigido al desarrollo de nuevas terapias de tipo no-farmacológico, dentro de las cuales, es necesario destacar los tratamientos basados en el Neurofeedback Estos tratamientos se han mostrado eficaces en la cura de las migrañas y presentan a la vez efectos secundarios mínimos y más tolerables. Además, otra de sus ventajas es que se pueden combinar con los tratamientos farmacológicos ya existentes.

¿En que consiste el tratamiento de las Migrañas con Neurofeedback?

En el tratamiento basado en Neurofeedback, el terapeuta utiliza instrumentos específicos como el qEEG (mapa cerebral, cartografía cerebral) para analizar y cuantificar la actividad electroencefalográfica del paciente con migrañas. El objetivo es establecer el diagnóstico y sobre todo localizar las áreas de interés donde se colocarán posteriormente los sensores que posibilitarán el protocolo de intervención.

El Neurofeedback busca que el paciente, por medio del condicionamiento operante, aprenda a controlar su propia actividad cerebral mediante un feedback (retroalimentación) acústico o visual, o ambos a la vez. De esa forma, es posible producir cambios en la actividad electroencefalográfica anómala del paciente aumentando la amplitud de las ondas cerebrales deseadas y suprimiendo las no deseadas, y con ello reducir o eliminar sintomatología relacionada al trastorno.

Paciente durante una sesión de Neurofeedback

¿Qué se ha encontrado en el qEEG de los pacientes con migrañas?

Previo al tratamiento, es necesario obtener un mapa cerebral del paciente durante una manifestación aguda de migraña. La finalidad es crear el protocolo de intervención que más encaje con el perfil neurofisiopatológico distintivo de cada paciente.

En relación a ello, en los pacientes con migrañas se han encontrado frecuentemente anomalías en la actividad electroencefalográfica. Los qEEG de estos pacientes suelen mostrar una mayor proporción de ondas rápidas Beta (entre 21-30 Hz) en áreas corticales frontales, centrales y parietales (figura 1).

 

Figura 1

 

Asimismo, se ha encontrado un aumento de ondas lentas (entre 1-12 Hz) distribuidas en diferentes áreas cerebrales (figura 2).

Figura 2

 

Una vez obtenidos el mapa cerebral y creado un protocolo especifico de intervención, los pacientes con migraña pueden aprender a normalizar y corregir las anomalías de su propia actividad cerebral mediante el Neurofeedback. La mejoría de la sintomatología y la disminución del dolor se realizará a medida que se consigan las modificaciones de los patrones cerebrales anómalos.

¿son eficaces los tratamientos basados en el Neurofeedback para la Migraña?

Los resultados de dos estudios analizados (Stokes y Lappin, 2010Walker, 2011) en una muestra de pacientes con migrañas recurrentes señalan que entrenar a los individuos a controlar su actividad cerebral mediante el Neurofeedback disminuye o elimina la manifestación de los episodios migrañosos. Es más, los efectos conseguidos permanecen en el tiempo.

En relación a ello, Stokes y Lappin (2010) encontraron en su estudio que de los 37 pacientes con migrañas que combinaron el Neurofeedback junto a sus fármacos habituales, el 70% (n= 26) experimentaron una reducción del 50% o más en la frecuencia de sus dolores de cabeza. Beneficios que se mantuvieron hasta 14.5 meses después de la interrupción del tratamiento.

Asimismo, Walker (2011) evaluó la eficaz del Neurofeedback en comparación al uso de la sola medicación en una muestra de 71 pacientes con migrañas recurrentes. Para el grupo que eligió el Neurofeedback, los resultados evidenciaron que la mayoría de los pacientes (54%) experimentaron una completa remisión de sus migrañas, mientras que el 39% de los pacientes experimentó una reducción en la frecuencia de las migrañas superior al 50%. Por otra parte, el 68% de los sujetos que prefirieron continuar con el solo uso de los medicamentos no experimentaron ningún cambio de la frecuencia de las migrañas, mientras que solo el 20% de los pacientes experimentó una reducción inferior al 50% en su recurrencia.

Finalmente, el Neurofeedback puede ser un tratamiento muy efectivo para el tratamiento de las Migrañas, no solo para reducir o elimanar su recurrencia sino también como tratamiento preventivo.

Si quiere obtener más informaciones sobre este tema ¡Contactanos!, estaremos a su disposición para cualquier duda.

Referencias 

  • Migraña: MedlinePlus enciclopedia médica. (s.d.). Recuperato 20 ottobre 2017, da https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000709.htm
  • Pistoia, F., Sacco, S., & Carolei, A. (2013). Behavioral therapy for chronic migraine. Current pain and headache reports, 17(1).
  • Coppola, G., Di Lorenzo, C., Serrao, M., Parisi, V., Schoenen, J., & Pierelli, F. (2016). Pathophysiological targets for non-pharmacological treatment of migraine. Cephalalgia, 36(12), 1103–1111.
  • Kubik, A., & Biedroń, A. (2013). Neurofeedback therapy in patients with acute and chronic pain syndromes–literature review and own experience. Przegl Lek, 70(7), 440–2.
  • Solomon S: Major therapeutic advances in the past 25 years. Headache 2007, 47(l1), 20-22.
  • Stokes, D. A., & Lappin, M. S. (2010). Neurofeedback and biofeedback with 37 migraineurs: a clinical outcome study. Behavioral and Brain Functions, 6(1), 9.
  • Walker, J. E. (2011). QEEG-guided neurofeedback for recurrent migraine headaches. Clinical EEG and Neuroscience, 42(1), 59–61.

 

Autor

 

 

 

Sergio Guarino

Neuropsicólogo Clínico, Terapeuta Neurofeedback y responsable divulgación científica en NEPSA Rehabilitación Neurológica y Antheo Terapia Sistémico Familiar. Graduado en Psicología en la Universidad de Parma (Italia). Máster en Ciencias de la Mente en la Universidad de Turín (Italia) y en Neuropsicología en la Universidad de Salamanca (España).

Los Trastornos del Espectro Autista y el Neurofeedback

Los Trastornos del Espectro Autista

Los Trastornos del Espectro Autista (TEA) son un grupo heterogéneo de Trastornos del Neurodesarrollo que se manifiestan desde la infancia y que tienden a volverse crónicos sin alguna intervención temprana, intensiva e específica.

Los datos estadísticos elaborados recientemente por la Sociedad Americana de Psiquiatría (2013) evidencian que aproximadamente 1 de cada 68 niños se ve afectado por esta condición y con una tasa de incidencia mayor de 4 a 5 veces en los niños que en las niñas.

 

En la última edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM – 5, Sociedad Americana de Psiquiatría, 2013) la nueva categoría de Trastorno del Espectro Autista ha sustituido la anterior clasificación de Trastornos Generalizados del Desarrollo que incluía 5 subcategorías: Autismo, Síndrome de Asperger, Síndrome de Rett, Trastorno Desintegrativo Infantil y Trastorno Generalizado del Desarrollo No Especificado.

Según este nuevo enfoque, ya no se considera que un sujeto esté afecto de Autismo o que tenga el Síndrome de Asperger, si no que se diferencia ese sujeto con relación a un continuo de gravedad referente a dificultades en el área socio-comunicativa y a la presencia de intereses fijos y conductas repetitivas.

Los substratos neurológicos de los Trastornos del Espectro Autista

En los últimos años, a través de diferentes técnicas de neuroimagen y neurofisiológicas, las investigaciones se han focalizado en la búsqueda de los sustratos neurológicos que caracterizan los sujetos con Trastornos del Espectro Autista.

En particular, mediante el utilizo de la electroencefalografía cuantificada (qEGG) se ha evidenciado en estos sujetos la presencia de diferentes anomalías en los patrones de la actividad eléctrica cerebral .

Las investigaciones existentes evidencian la presencia de un exceso de ondas theta y delta, una reducción de ondas alpha, un exceso en las ondas beta y gamma y la presencia de patrones atípicos de simetría – asimetría en la actividad electrofisiológica de las áreas cerebrales frontales.

Otro significativo hallazgo evidencia la presencia de áreas de híper- conectividad y baja – conectividad en diferentes áreas cerebrales que afectan negativamente la integración de la información y las funciones ejecutivas con consecuencias negativas en el funcionamiento social y cognitivo de los sujetos con Trastorno del Espectro Autista.

Finalmente, emerge la presencia de descargas epileptiformes, especialmente en áreas temporales bilaterales, y la disfunción del sistema de neuronas espejo (involucrado en la conducta empática y de imitación), así como reflejado por las anomalías encontradas en los patrones de las ondas Mu.

El Neurofeedback y los Trastornos del Espectro Autista

En los últimos años, el neurofeedback ha recibido una atención creciente como intervención no-invasiva para los sujetos con Trastorno del Espectro Autista. 

Las razones que justifican su utilizo con estos sujetos se fundamentan en los hallazgos de las investigaciones realizadas por medio de la electroencefalografía cuantificada (Qeeg). De hecho, la normalización de los patrones anómalos en la actividad eléctrica cerebral por medio del neurofeedback podría considerarse como un objetivo principal para mejor el funcionamiento de las personas con autismo.

En particular, el neurofeedback es un tratamiento de neuromodulación que está basado en los principios del condicionamiento operante. A través de este principio se entrenan los sujetos mediante refuerzos positivos (por ejemplo, la continuidad en el visionado de un vídeo) a alcanzar los patrones de actividad cerebral deseables y/o suprimir los indeseables.

La posibilidad de ejercer un control voluntario sobre la actividad eléctrica cerebral, mediante la información a tiempo real de su funcionamiento, sugiere que su modulación mediante el neurofeedback puede tener un impacto funcional en la mejoría de los síntomas de los sujetos con Trastorno del Espectro Autista. De hecho, cuando los niños con Trastorno del Espectro Autista aprenden a regular su actividad cerebral y producen patrones cerebrales similares a los de los niños con desarrollo típico consiguen mejorar su grado de funcionamiento diario (Friedrich et al., 2015).

¿Qué mejorías se han encontrado en los sujetos con Trastorno del Espectro Autista que reciben tratamiento con Neurofeedback?

Los tratamientos con Neurofeedback se han utilizado con mucho éxito durante los últimos 20 años. Su eficacia en mejorar algunos de los principales síntomas de los sujetos con Trastorno del Espectro Autista se ha demostrado no solo en la investigación científica y clínica, sino también en la práctica clínica.

Específicamente, los resultados de los estudios encontrados evidencian: una mejoría de la Atenciónuna mejoría de las Funciones Ejecutivas (flexibilidad cognitiva)una mejoría en el Área Socio-Comunicativa y reducción de las Conductas Problemáticas (más cooperación e imitación espontanea, mejor reconocimiento de las emociones ajenas, mejoría de las habilidades sociales y comunicativas, reducción de la aislamiento social, apatía, conductas reiterativas y estereotipadas)mejoría del Funcionamiento Global, de las Habilidades Motoras y Perceptivas.

Por otra parte, en relación con el número de sesiones mínimas para ver los primeros cambios, se ha encontrado que son necesarias al menos 18 sesiones, aunque se recomiendan más sesiones para conseguir una consolidación duradera de los mismos (Wang et al., 2016).  A su vez, los resultados alcanzados se conservan a largo plazo, así como evidenciado por dos estudios de seguimiento de 6 y 12 meses respectivamente (Kouijzer, de Moor, Gerrits, Buitelaar, et al., 2009; Kouijzer et al., 2013).

Conclusión

Finalmente, las investigaciones actuales evidencian que el neurofeedback se puede aplicar con éxito a los sujetos con Trastorno del Espectro Autista debido a su capacidad de normalizar la actividad cerebral anómala que presentan estos sujetos (Wang et al., 2016).

Asimismo, cabe destacar como su aplicación como tratamiento complementar a los ya actualmente existentes (Análisis Conductual Aplicado, Intervención Implementada por los Padres en Autismo, medicación, etc.) está también recomendada por el Grupo Especial de Servicios Preventivos de los Estados Unidos, que calificó la metodológica de los estudios realizados con Neurofeedback en sujetos con Trastorno del Espectro como adecuada (Hurt, Arnold y Lofthouse, 2014; Klein y Kemper, 2016).

Si quiere obtener más informaciones sobre este tema ¡Contactanos!, estaremos a su disposición para cualquier duda.

 

Referencias

  • American Psychiatric Association (2013). Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DSM-5).
  • Caria, A., & de Falco, S. (2015). Anterior insular cortex regulation in autism spectrum disorders. Frontiers in Behavioral Neuroscience9.
  • Friedrich, E. V. C., Sivanathan, A., Lim, T., Suttie, N., Louchart, S., Pillen, S., & Pineda, J. A. (2015). An Effective Neurofeedback Intervention to Improve Social Interactions in Children with Autism Spectrum Disorder. Journal of Autism and Developmental Disorders45(12), 4084–4100.
  • García-Berjillos, E., Aliño, M., Gadea, M., Espert, R., & Salvador, A. (2015). Eficacia del neurofeedback para el tratamiento de los trastornos del espectro autista: Una revisión sistemática. Revista de Psicopatología y Psicología Clínica20(2), 151.
  • Hurt, E., Arnold, L. E., & Lofthouse, N. (2014). Quantitative EEG Neurofeedback for the Treatment of Pediatric Attention-Deficit/Hyperactivity Disorder, Autism Spectrum Disorders, Learning Disorders, and Epilepsy. Child and Adolescent Psychiatric Clinics of North America23(3), 465–486.
  • Klein, N., & Kemper, K. J. (2016). Integrative Approaches to Caring for Children with Autism. Current Problems in Pediatric and Adolescent Health Care46(6), 195–201.
  • Kouijzer, M. E. J., de Moor, J. M. H., Gerrits, B. J. L., Buitelaar, J. K., & van Schie, H. T. (2009). Long-term effects of neurofeedback treatment in autism. Research in Autism Spectrum Disorders3(2), 496–501.
  • Kouijzer, M. E. J., de Moor, J. M. H., Gerrits, B. J. L., Congedo, M., & van Schie, H. T. (2009). Neurofeedback improves executive functioning in children with autism spectrum disorders. Research in Autism Spectrum Disorders3(1), 145–162.
  • Kouijzer, M. E. J., van Schie, H. T., de Moor, J. M. H., Gerrits, B. J. L., & Buitelaar, J. K. (2010). Neurofeedback treatment in autism. Preliminary findings in behavioral, cognitive, and neurophysiological functioning. Research in Autism Spectrum Disorders4(3), 386–399.
  • Kouijzer, M. E. J., van Schie, H. T., Gerrits, B. J. L., Buitelaar, J. K., & de Moor, J. M. H. (2013). Is EEG-biofeedback an Effective Treatment in Autism Spectrum Disorders? A Randomized Controlled Trial. Applied Psychophysiology and Biofeedback38(1), 17–28.
  • Liu, N., Cliffer, S., Pradhan, A. H., Lightbody, A., Hall, S. S., & Reiss, A. L. (2016). Optical-imaging-based neurofeedback to enhance therapeutic intervention in adolescents with autism: methodology and initial data. Neurophotonics4(1).
  • Pineda, J. A., Carrasco, K., Datko, M., Pillen, S., & Schalles, M. (2014). Neurofeedback training produces normalization in behavioural and electrophysiological measures of high-functioning autism. Philosophical Transactions of the Royal Society B: Biological Sciences369(1644).
  • Pineda, Jaime A., Friedrich, E. V. C., & LaMarca, K. (2014). Neurorehabilitation of social dysfunctions: a model-based neurofeedback approach for low and high-functioning autism. Frontiers in Neuroengineering7, 29.
  • Zivoder, I., Martic-Biocina, S., Kosic, A. V., & Bosak, J. (2015). Neurofeedback application in the treatment of autistic spectrum disorders (ASD). Psychiatria Danubina27(1), 391–394.

Autor

 

 

 

Sergio Guarino

Neuropsicólogo Clínico, Terapeuta Neurofeedback y responsable divulgación científica en NEPSA Rehabilitación Neurológica y Antheo Terapia Sistémico Familiar. Graduado en Psicología en la Universidad de Parma (Italia). Máster en Ciencias de la Mente en la Universidad de Turín (Italia) y en Neuropsicología en la Universidad de Salamanca (España).

Entrenamiento para padres de niños con TDAH

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es un trastorno del neurodesarrollo que afecta entre el 3% y el 5% de los niños en edad escolar. En particular, la quinta edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM 5) clasifica el TDAH como un trastorno evolutivo de carácter crónico que implica un patrón de déficit de atención, hiperactividad y/o impulsividad. Estos síntomas no solo afectan significativamente al rendimiento escolar y a las relaciones interpersonales y sociales, sino también predisponen a estos niños a conductas disruptivas y baja autoestima.

 

Por otra parte, las investigaciones señalan que los problemas de atención, hiperactividad e impulsividad y sus posibles secuelas en los niños con TDAH tienden a empeorar progresivamente sin algún tratamiento. Por lo tanto, es necesario intervenir lo antes posible recurriendo a tratamientos cuya eficacia ha sido científicamente demostrada.

El impacto del TDAH en el ambiente familiar

Los síntomas del TDAH, como la falta de atención, la hiperactividad y la impulsividad, no solo afectan el funcionamiento diario del niño, sino que pueden también influir en el funcionamiento de la relación padres-hijo. De hecho, los padres de los niños con TDAH pueden recurrir a menudo a un estilo de crianza poco funcional con el resultado de mantener o empeorar ulteriormente las dificultades conductuales ya existentes.

 

En relación con ello, en los últimos años han surgido diferentes investigaciones que avalan la eficacia de los programas de entrenamiento de padres para tratar los principales síntomas y problemas conductuales de los niños con TDAH.

Programa de entrenamiento para padres de niños con TDAH

Antes de nada, un programa de entrenamiento para padres suele incluir unas sesiones psicoeducativas dirigidas a explicar a los padres las principales características clínicas del TDAH.

Posteriormente, el programa se enfocará a entrenar los padres a identificar los antecedentes y las consecuencias que desencadenan a los comportamientos problemáticos (Análisis Funcional de la Conducta) y a intentar de interrumpir de esa manera al “circulo vicioso” que los alimenta.

Al mismo tiempo, los padres podrán sustituir los comportamientos inadecuados del niño recompensando todas las conductas positivas, como por ejemplo:

  • fomentando el aprendizaje por imitación, es decir los padres intentarán dar un buen ejemplo a imitar en las conductas que deseen fomentar.
  • reforzando las conductas adecuadas del niño por medio de elogios, atención y recompensas significativa (por ejemplo, se podría usar la técnica de economía de fichas);
  • disminuyendo el comportamiento no deseado del niño mediante el uso de la técnica del tiempo fuera(consiste en alejar al niño que se está portando mal de la situación en la que puede obtener involuntariamente una recompensa positiva por su mala conducta) o no prestando mucha atención al niño cuando se está portando mal.

¿Como se realizan las sesiones?

Los programas de entrenamiento para padres di niños con TDAH se suelen realizar de forma grupalindividual o incluso online. El entrenamiento prevé diferentes sesiones (entre 10-15 sesiones a según del programa) y se realiza por parte de un psicólogo experto en terapia cognitivo-conductual y/o en el análisis funcional de la conducta.

¿Son eficaces los programas de entrenamiento para padres de niños con TDAH?

Diferentes son los estudios que han demostrado la eficacia de los programas de entrenamiento de padres para la reducción de las conductas problemáticas en niños con TDAH.

En particular, se ha encontrado que estos programas son eficaces tanto para aliviar los principales síntomas del TDAH (déficit de atención, hiperactividad e impulsividad) como otros síntomas generalmente asociados con este trastorno (reducción de las conductas disruptivas, aumento de las competencias sociales, etc.).

Asimismo, se ha encontrado que estos programas de entrenamiento permiten a los padres de:

  • conseguir una mejor comprensión de los síntomas del TDAH;
  • adquirir nuevas competencias y habilidades para la gestión de las conductas problemáticas;
  • reducir la carga de estrés y las situaciones conflictivas que afectan a todo el sistema familiar debido al TDAH.

La necesidad de un enfoque multimodal en el tratamiento del TDAH

La Academia Americana de Pediatría recomienda el entrenamiento para padres de niños con TDAH como principal tratamiento que se debería reservar (antes de la medicación) a los sujetos con una edad inferior a los 6 años de edad y con síntomas no muy graves.

Por otra parte, en los casos de niños con TDAH mayores de seis años y con síntomas y afectación grave se recomienda una intervención multimodal, es decir una intervención que prevé la combinación de más tratamiento, como por ejemplo: psicoterapia, intervenciones psicopedagógicas, entrenamiento de padres, neurofeedback e intervención farmacológica.

En particular, se ha encontrado que la combinación del entrenamiento de padres con el tratamiento farmacológico no solo consigue mejorar los síntomas del TDAH en poco tiempo, sino también que el tratamiento combinado permite recurrir a dosis más bajas de medicación.

 

Referencias

  • American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (DSM-5®). American Psychiatric Pub.
  • Chronis, A. M., Chacko, A., Fabiano, G. A., Wymbs, B. T., & Pelham, Jr., W. E. (2004). Enhancements to the Behavioral Parent Training Paradigm for Families of Children with ADHD: Review and Future Directions. Clinical Child and Family Psychology Review7(1), 1-27.
  • Daley, D., Van Der Oord, S., Ferrin, M., Cortese, S., Danckaerts, M., Doepfner, M., … Sonuga-Barke, E. J. (2018). Practitioner Review: Current best practice in the use of parent training and other behavioural interventions in the treatment of children and adolescents with attention deficit hyperactivity disorder. Journal of Child Psychology and Psychiatry59(9), 932-947.
  • Daly, B. P., Creed, T., Xanthopoulos, M., & Brown, R. T. (2007). Psychosocial Treatments for Children with Attention Deficit/Hyperactivity Disorder. Neuropsychology Review17(1), 73-89.
  • DuPaul, G. J., Kern, L., Belk, G., Custer, B., Hatfield, A., Daffner, M., & Peek, D. (2018). Promoting Parent Engagement in Behavioral Intervention for Young Children With ADHD: Iterative Treatment Development. Topics in Early Childhood Special Education38(1), 42-53.
  • Garreta, E., Jimeno, T., & Servera, M. (2018). Análisis de la efectividad de un programa de entrenamiento de padres de niños con TDAH en un ambiente hospitalario. Actas Españolas de Psiquiatría, 46(1), 21-28.
  • Wolraich, M., Brown, L., Brown, R. T., DuPaul, G., Earls, M., Feldman, H. M., … & Pierce, K. (2011). ADHD: clinical practice guideline for the diagnosis, evaluation, and treatment of attention-deficit/hyperactivity disorder in children and adolescents. Pediatrics128(5), 1007-1022.
  • Tarver, J., Daley, D., & Sayal, K. (2015). Beyond symptom control for attention-deficit hyperactivity disorder (ADHD): what can parents do to improve outcomes?: Beyond symptom control for ADHD. Child: Care, Health and Development41(1), 1-14.

 

Autor

 

 

 

Sergio Guarino

Neuropsicólogo Clínico, Terapeuta Neurofeedback y responsable divulgación científica en NEPSA Rehabilitación Neurológica y Antheo Terapia Sistémico Familiar. Graduado en Psicología en la Universidad de Parma (Italia). Máster en Ciencias de la Mente en la Universidad de Turín (Italia) y en Neuropsicología en la Universidad de Salamanca (España).

¿Para qué es útil el Mapeo Cerebral?

¿Qué es el Electroencefalograma?

El cerebro está formado por miles de millones de microscópicas células llamadas neuronas que se comunican entre ellas mediante impulsos eléctricos (potenciales de acción). Los impulsos eléctricos producidos por las neuronas generan unos específicos patrones de la actividad eléctrica cerebral que se denominan ondas cerebrales y que se relacionan con diferentes estados mentales y conductas. Algunas de estas ondas son más rápidas, otras más lentas, y se conocen como Delta, Theta, Alpha, Beta y Gamma. 

EEG-frequencies

Las ondas cerebrales se pueden evaluar por medio de la técnica del Electroencefalograma (EEG). El electroencefalograma, en comparación con otras técnicas de neuroimágenes tiene diferentes ventajas, como por ejemplo:

  • facilidad;
  • bajo coste de uso;
  • más de 75 años de investigaciones que avalan su uso como herramienta de evaluación.

Estas características convierten el electroencefalograma en una técnica muy apta y versátil para la evaluación de sujetos que no toleran espacios estrechos y claustrofóbicos, como por ejemplo pueden ser los de la resonancia magnética.

¿qué es el Electroencefalograma Cuantitativo o Mapeo Cerebral?

Desde la introducción del electroencefalograma en 1930, se ha intentado investigar a través de complejos análisis estadísticos la relación entre las diferentes ondas cerebrales y los trastornos mentales y neurológicos. Este interés ha llevado al desarrollo del Electroencefalograma Cuantitativo que permite obtener una información más elaborada respecto al electroencefalograma tradicional.

En particular, el electroencefalograma cuantitativo es una herramienta para evaluar objetiva y científicamente las diferentes ondas cerebrales. El procedimiento consiste en colocar en el cuero cabelludo del paciente unos pequeños electrodos (sensores) para medir la actividad eléctrica que proviene del cerebro durante unos minutos.

43716528332_00ab1c830c_o

Posteriormente, los datos obtenidos se comparan con una base de datos normativa (es decir, se compara la actividad cerebral del paciente con una muestra de sujetos sanos de la misma edad y género).

Esta comparación permite obtener, entre otros varios tipos de resultados posibles, unos mapas cerebrales del paciente. Los Mapas Cerebrales permiten al profesional de determinar posteriormente, de manera objetiva y científica, si los patrones de las ondas cerebrales del paciente se desvían o no, y donde, en comparación con la muestra de sujetos sanos.

¿Para qué es útil el Electroencefalograma Cuantitativo o Mapeo Cerebral?

El Electroencefalograma Cuantitativo es una prueba muy útil y científicamente comprobada para poder establecer un diagnóstico (depresión, ansiedad, trastorno por déficit de atención e hiperactividad, traumatismo craneoencefálico, trastornos de aprendizajes, autismo, epilepsia, demencia, etc.), elegir un determinado tratamiento (medicación, neurofeedback, etc.)  y predecir sus posibles resultados.

Además de ser una técnica muy útil para el diagnóstico o en la elección de un determinado tratamiento, el electroencefalograma cuantitativo permite también evaluar los cambios generados a nivel cerebral por parte de los tratamientos realizados (neurofeedback, medicación, psicoterapia).

Finalmente, es necesario subrayar como esta técnica se configura en el contexto clínico como una herramienta complementar a las demás ya existentes. De hecho, antes de establecer un especifico diagnóstico, es importante que el especialista (neurólogo, neuropsicologo) realice junto con el Electroencefalograma Cuantitativo un exhausto examen médico y una completa evaluación neuropsicológica.

Si quiere obtener más informaciones sobre el mapeo cerebral ¡Contactanos!, estaremos a su disposición para cualquier duda.

Referencias

 

Autor

 

 

 

Sergio Guarino

Neuropsicólogo Clínico, Terapeuta Neurofeedback y responsable divulgación científica en NEPSA Rehabilitación Neurológica y Antheo Terapia Sistémico Familiar. Graduado en Psicología en la Universidad de Parma (Italia). Máster en Ciencias de la Mente en la Universidad de Turín (Italia) y en Neuropsicología en la Universidad de Salamanca (España).

 

NEUROFEEDBACK

imagen 1

¿QUÉ ES?

Neurofeedback es un tipo de biofeedback donde la actividad electroencefalográfica del paciente es analizada y mediante un feedback (retroalimentación) que puede ser acústico o visual, o ambos a la vez, es posible producir cambios en la actividad electroencefalográfica anormal y de este modo, producir mejoras o recuperación en los síntomas físicos o mentales/cognitivos del paciente.
Esto no es ciencia-ficción, es neurociencia. Es una tecnología de tratamiento avalada por la investigación científica y que en la actualidad está sometida a investigación y avances continuos.

 

EFECTIVIDAD

El tratamiento por medio de neurofeedback se ha mostrado efectivo en una amplia gama de desórdenes mentales y neurológicos que incluyen: epilepsia, TDAH, ansiedad, depresión, autismo, trastornos bipolares, insomnio, migraña, etc.
El neurofeedback funciona por condicionamiento operante, a través del cual patrones anómalos de actividad cerebral pueden ser modificados y con ello reducidos o eliminados los síntomas del paciente.

imagen 2

¿CÓMO SE APLICA?

Previo al tratamiento, se toma una medición de electroencefalografía cuantificada (qEEG, mapa cerebral, cartografía cerebral) que ayuda a establecer el diagnóstico y sobre todo a localizar las áreas de interés donde se colocaran posteriormente los sensores que posibilitan el tratamiento.
Unos sensores o electrodos se colocan en las citadas áreas y se comienza a recoger el electroencefalograma de esos puntos concretos, que pueden ir de 1 a 19 a la vez. Esa información, que no significa nada para el paciente puesto que no la puede entender, es procesada por el terapeuta con la ayuda de software especializado. El terapeuta programa que el paciente reciba feedback (es decir, retroalimentación) cuando la actividad electroencefalográfica alterada entre dentro de unos rangos marcados en un porcentaje concreto de tiempo, de este modo, poco a poco, se va entrenando al cerebro a generar una actividad más normalizada y a mantenerla.
Aplicado de un modo correcto, científico y profesional, el neurofeedback no tiene efectos secundarios reseñables. Pero, en este punto, cabe destacar que hecho de otro modo y por una persona que no sea especialista en salud mental o en neurociencias, se podrían ocasionar efectos no deseados. Por ello es importante que siempre sea aplicado por un profesional de la salud cualificado y certificado.

 

 

Antheo va a colaborar con profesionales altamente formados en este tratamiento que reciben formación contínua y supervisión de los doctores Freddie Starr (Psiquiatra Infanto-juvenil), Linda Walker (Neuropsicóloga) y Dick Genardi (Neuropsicólogo). Además suelen consultar para obtener segundas opiniones con el Dr.Handwerker (Neurólogo Infantil)

http://nepsa.es/

 

INFLUENCIA DEL TDAH EN LA FAMILIA

 

La presencia del Trastorno de déficit de atención con/sin hiperactividad (TDAH) en la familia supone un reto constante. Si bien todas las familias han de adaptarse a las distintas etapas vitales de cambio, el hecho de que un hijo sea diagnosticado de TDAH exige una mayor flexibilidad por parte de los padres para que puedan responder de la forma más adaptada. Si añadimos las posibilidades de encontrarnos en una misma familia más de un miembro con TDAH, entonces el reto es aún mayor.

Los padres muchas veces se ven indefensos, sin saber cómo actuar. En el trabajo terapéutico procuramos mostrarles las estrategias y recursos que poseen a su alcance y cómo ponerlos en marcha:

1. Un recurso muy valioso es la información- formación de los padres a cerca del trastorno. Cuanto más se conozcan las características y los aspectos implicados en el TDAH más preparados estarán para poder hacerle frente. La información actúa como un factor protector, previene dudas e incertidumbres sobre las posibles situaciones novedosas y permite a los padres anticiparse para poder hacerse cargo de ellas.
De esta manera podrán responder de una forma más competente a los cambios y exigencias del desarrollo de los niños y las propias del TDAH.
La información otorga más ventajas. Permite colocar al trastorno en su lugar. Es habitual que se puedan descuidar aspectos importantes de la familia y todo gire en torno al trastorno, éste ha llegado a ocupar un sitio que no le corresponde, está siempre presente lo que supone un gran desgaste, estrés, una visión de desesperanza, frustración, aislamiento social y una perspectiva muy negativa de la paternidad.
En muchas ocasiones los padres se ven sometidos a la presión del contexto social, han de escuchar que el mal comportamiento de su hijo se debe a una mala educación, falta de implicación e irresponsabilidad paternas, nada más allá. Estas críticas se fundamentan en el desconocimiento creando en los padres sentimientos de incompetencia e inefectividad. La única forma de prevenir el daño que pueden causar estos comentarios es no perder de vista qué es lo que le ocurre a su hijo y hasta qué punto uno puede hacerse responsable de ello.
Conocer los síntomas, evolución y desarrollo, aclarar ideas erróneas y dudas a cerca del trastorno facilitará a los padres el poder aceptar la realidad que supone el diagnóstico. Aceptar que un hijo tiene TDAH implica un trabajo de despedida o duelo. Es natural que los padres cuando están esperando un hijo se imaginen cómo será, qué cosas hará, qué le gustará ser de mayor… todas estas expectativas y planes se ven truncados una vez recibido el diagnóstico, la desinformación puede hacer que los padres se pongan en lo peor y se sientan sin recursos. La información posibilitará hacerse una idea de qué retos y dificultades van a tener que afrontar y cómo ir preparándose para ello a su vez podrán descubrir las potencialidades del niño abriéndose una visión llena de posibilidades permitiendo decir adiós a lo soñado de la forma más saludable.

2. El segundo recurso de los padres consiste en reconocerse como modelos para sus hijos. Los niños imitan lo que hacen sus adultos de referencia, por ello es importante que los padres sean congruentes, sus actuaciones no deben contradecir lo que exigen a su hijo. Si quieres que tu hijo haga algo, hazlo tú primero.
Sabemos que los niños con TDAH son impulsivos, si pretendemos ayudarles paraa que tomen mayor conciencia de su comportamiento, los padres han de actuar en consecuencia, ser modelos de reflexión y autocontrol frente a la impulsividad.
Esto no es sencillo, como ya he dicho, supone un reto constante y grandes dosis de paciencia, sin embargo uno no puede pretender estar todo el tiempo en alerta, contenido y regulado con el fin de realizar el papel de educador de la mejor manera posible.
Lo que se pretende es evitar llegar a la situación en la que los progenitores se vean desbordados y terminen reaccionando de forma impulsiva, para ello “recetamos” tiempos de respiro. Esto supone reservar un tiempo exclusivo para los cuidadores, sobre todo para el cuidador principal (que en muchas ocasiones todavía sigue siendo la madre), un tiempo para si mismo. Es la única forma de asegurarnos que los padres conserven su salud con el fin de poder dar lo mejor de ellos. Para poder cuidar, primero es necesario cuidarse sino más que una ayuda nos convertimos en un obstáculo.
Como comenté al principio a veces el TDAH ocupa un lugar central en la familia y en numerosas ocasiones vemos cómo la relación de pareja se resiente, en estos casos se hace doblemente necesario reservar un tiempo único para los dos en el que se reencuentren y se atiendan mutuamente quedando excluido hacer algún comentario a cerca de los hijos.

Estas son algunas sugerencias a poner en práctica por los padres, hay muchas más, si hubiera que destacar alguna, sin duda la más importante es la función afectiva paterna que se distingue de la propiamente educativa (esta puede fallar y sus consecuencias pueden ser no deseables pero no suponen un peligro serio para el niño).
La función afectiva ha de ser infalible, los padres han de hacer saber a su hijo que a pesar de tener un diagnóstico, él es mucho más y que por encima de todo le quieren, le valoran y le dan su cariño y comprensión.
Esta es la clave para que un niño con TDAH pueda salvar la imagen que tiene de si mismo, su autoestima y se convierta en un adulto emocionalmente sano.

Cristina Martínez Bernal, Psicoterapeuta de Antheo.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑